sábado, 16 de marzo de 2013

No pecaras


"La monstruosa ilusión
del amor"
(Divididos)


Él cierra la puerta arrastrándola a los besos contra las paredes mientras una mano desabrocha el cinto y la otra acompaña la cabeza de ella en ese gesto universal que la pone en aprietos.
Abre los ojos y juega con su sexo como si lo conociera, emulando al cine prohibido.
Dentro de ella todo fue complejo.
Las algas, el sonido del mar, la tibieza del magma, la quietud del Universo, las palabras emocionantes y fraudulentas.
Y el orgasmo, claro,
donde irian a morir tus pocas gaviotas...

3 comentarios:

Marco A Martinez dijo...

Ya habia leido esto antes. Me persiguió todo el dia.

María Negro dijo...

Muchas gracias. Es muy alentador saber que las cosas escritas causan efecto

guilleyenda dijo...

barbaro,el clima barbara la anmofera, genial la luz.